Archive for julio, 2013

CAME Educativ@: Qué entendemos por RSE.

… en los últimos años de acuerdo a una tendencia que es posible visualizar también a nivel regional y en el mundo. De todas maneras,  debido a la diversidad de interpretaciones que genera el tema, si queremos reflexionar sobre la RSE debemos comenzar por definirla. El término que hoy nos ocupa es utilizado haciendo referencia a una multiplicidad de contenidos que van variando de acuerdo a la sociedad y al tiempo histórico en la que se lo emplea.

Si rastreamos los orígenes de la responsabilidad social empresaria en occidente desde la segunda década del siglo XX, las primeras referencias al tema están relacionadas con la inquietud de los empresarios por dar algún tipo de respuesta a los sectores más vulnerables de la sociedad, especialmente vinculadas al principio de caridad. En estas primeras décadas la preocupación por los aportes que la empresa podía hacer a la comunidad se canalizaba a través de las grandes fundaciones que funcionaban con los criterios de la filantropía: dar a los que más lo necesitan sin pedir nada a cambio.
Recién en la década del 90 aparece el concepto multidimensional de la RSE (con el triple foco económico, social y ambiental), y entrado el siglo XXI se convierte en un modelo de gestión que cree que en un mundo global e interconectado, la empresa no puede sino pensarse en interrelación con el resto de los actores sociales. Pero esta manera de comprender que la gestión de la empresa es en y con un contexto trascendió las fronteras del sector productivo y comenzó a adoptarse por otro tipo de organizaciones: gubernamentales, educativas, sociales, etcétera. Para pensar en el desarrollo local, ya no alcanza con un actor solo procurando impulsarlo, es indispensable que todos los sectores articulen su accionar buscando intereses compartidos y entendiendo que hay también responsabilidades comunes.
En definitiva, el desarrollo de este concepto en el tiempo y en el espacio nos permite comprenderlo como el resultado de una adaptación cultural de las organizaciones al complejo contexto histórico, social, económico y tecnológico signado por la globalización, el desarrollo tecnológico y los cambios económicos.
Basta recordar lo sucedido durante la crisis que afectó a la Argentina durante el 2001/02 cuando más de la mitad de la población quedó por debajo de la línea de pobreza. La difícil situación social que se vivía hizo que muchas empresas que operaban localmente se sintieran interpeladas a responder a las necesidades sociales que emergían. No era posible sentirse fuera del problema, el problema de alguna manera golpeaba la puerta de todos. La cruda realidad externa se hacía también visible en la dificultad para desarrollar el propio negocio.
En Europa, la tendencia marcaba una orientación hacia temas ambientales como los más prioritarios o significativos, en concordancia con niveles de vida y desarrollos de las sociedades más avanzados.
Sin embargo, en esta difícil definición de cuál sería el rol que deben cumplir las empresas en el mundo actual, no podemos ignorar que el sector productivo adquiere sentido en la medida en que genere beneficios económicos. Ésta, que fue y sigue siendo la primera función de las empresas, desde una perspectiva de la RSE ya no alcanza. Las compañías,   mientras atienden su negocio deben atender también los impactos que produce el desarrollo de su actividad por fuera de los límites de la empresa (en la sociedad y en el ambiente). La idea del desarrollo ya queda directamente vinculada al desarrollo sostenible, es decir, pensar en el progreso económico cuidando el medio ambiente y generando mayor inclusión social. En definitiva, porque no hay progreso posible para la empresa si no es paralelo al desarrollo de la sociedad en la cual genera su modelo de negocios.
Por María RIGOU– Docente de CAMEeducativ@
http://came-educativa.com.ar/index.php?m=novedades_d&id=275
jul-22-13 a las 17:34 Sin categoría. Sin Comentarios
  • Entradas recientes

  • Archivos

  • Categorías

  • (54 11) 4797.6450
    miembro de